Ecuación de Drake ¿Cuál es la probabilidad de encontrar vida inteligente en nuestra galaxia? (Parte 2)

En nuestro anterior artículo vimos el planteamiento original de la ecuación de Drake  ¿Cuál es la posibilidad de encontrar vida inteligente en nuestra galaxia?

(Revísalo aquí: https://www.futuremagazineonline.com/es/ecuacion-de-drake-cual-es-la-probabilidad-de-encontrar-vida-inteligente-en-nuestra-galaxia-parte-1/)

Pues bien, en este segundo artículo abordaremos las discusiones, relecturas, interpretaciones y críticas, a las que se ha visto sometida esta pregunta de grandes implicancias. Comencemos.

¿Cuál es la posibilidad de encontrar vida inteligente en nuestra galaxia?

Una cuestión de certezas mínimas:

Plantear una ecuación matemática para resolver una interrogante de esta magnitud se enfrenta con cuestionamientos tan ciertos como; ¿Cuáles son las certezas mínimas con las que se cuentan a la hora de asignar un valor numérico a cada una de las variables de la ecuación?, la respuesta es; muy pocas.

Muy pocas en tanto somos el único registro de vida inteligente en el universo con el que nosotros mismos contamos. Tenemos certezas generales a través de la observación de nuestra galaxia de la cantidad de estrellas (*1), del porcentaje potencial de esas estrellas que poseen planetas, solo a partir de estudios particulares que se proponen como paradigma, en tanto, se observan similitudes entre unas estrellas y otras (*2). Podemos, tentativamente, dar un número de planetas que reúnan las condiciones para albergar vida en la forma en que la conocemos (*3), pero hasta ahora, no contamos con ningún instrumento, ni mucho menos registro que nos de cuenta de que planetas efectivamente puedan haber desarrollado vida, menos aún si esta es vida inteligente y que haya sido capaz de desarrollar y trasmitir señales.

Ni siquiera podemos determinar la existencia media de una civilización, mucho menos cuanto tiempo son capaces de emitir señales. La humanidad hace solo ¡100 años! Cuenta con tecnología para emitir señales al universo, proponer un número cualquiera, carece de cualquier sustento.

¿No será demasiado simple?

Una de las principales críticas a la ecuación de Drake se traduce en los factores que considera adecuados involucrar, (ciertamente el contexto en el que fue concebida no tenía los mismos conocimientos y avances técnicos con los que contamos hoy), en el sentido de las variables; como las condiciones óptimas para la vida, siendo para algunos demasiado simplista en sus postulados. Hoy podemos sumar elementos que hemos descubierto y relevado en estos 50 años que han transcurrido desde el postulado de la ecuación.

Sin ir más lejos, Drake habla de “planetas” como seno de la vida y ciertamente lo son, pero también hemos sido capaces de encontrar registros o condiciones que posibilitan la existencia de vida en otros cuerpos celestes sin siquiera salir de nuestro sistema solar, en este sentido tenemos el ejemplo de “Europa”, una de las lunas de Júpiter. Según observaciones del telescopio Hubble, cuenta con una atmósfera que contiene oxígeno (*4) y grandes reservas de agua bajo su superficie (*5).

Otros elementos a considerar; la tierra posee un satélite natural, la luna. Nuestro satélite tiene un efecto sobre la tierra que tiende a ser regulador de fenómenos, como las mareas. Sin embargo, existen planetas que presentan 3, 4 o hasta 6 lunas, lo que genera una interacción y efecto diferente, respecto a los fenómenos que acontecen dentro de cada uno de estos cuerpos.

Por otra parte, la ecuación apunta a que las civilizaciones construyen tecnología y emiten señales, pero ¿qué acontecería si estas deciden no comunicarse?

La ecuación considera elementos biológicos y atiende a condiciones, en tanto encontrar una civilización que opere en los mismos términos nuestros, obviando el desarrollo de la cultura de las civilizaciones y la infinidad de probabilidades, decisiones y criterios que estas pueden haber tomado.

Una gran posibilidad

Más allá de la solución numérica que propone Drake para su ecuación, la cual resulta enormemente atractiva, el planteamiento de la misma abre grandes posibilidades y alimenta la creatividad de la humanidad. Ciertamente, ninguna solución o revolución que significó un gran progreso para la humanidad, operó desde estructuras establecidas o desde la institucionalización de la técnica y los saberes.

Preguntarse por la posibilidad de encontrar vida en nuestros términos es obviar nuestras propias diferencias, podemos recorrer nuestra historia como humanidad y contemplar nuestra acotada existencia espacio-temporal, 150.000 años como especie, 10.000 años de civilización, 100 años de comunicación. La vida no es meramente una cuestión de números, atiende a ellos ciertamente, y  a los elementos con las que cuenta para desarrollarse ¿Cuánto de fortuna hay en ello?

Hoy al parecer transitamos otro camino, el de sentar la necesidad de expandirnos a otros mundos, lo que a algunos les parece imperante. ¿Estamos preparados?

 

(*1) https://www.universetoday.com/22285/facts-about-the-milky-way/

(*2) https://www.aanda.org/articles/aa/abs/2007/48/aa8091-07/aa8091-07.html

(*3) http://www.nytimes.com/2013/11/05/science/cosmic-census-finds-billions-of-planets-that-could-be-like-earth.html

(*4) https://www.nature.com/articles/373677a0

(*5) https://web.archive.org/web/20070609150109/http://people.msoe.edu/~tritt/sf/europa.life.html

Share this content:

Leave a comment