Evolución asistida: ayudar a otras especies a convertirse en civilización

La evolución asistida es un concepto en el cual una civilización avanzada “levanta” otras especies a través de mejoras cerebrales o corporales para hacer posible que creen su propia civilización. Queremos ver las implicaciones morales de la elevación y si debemos hacerlo, cuando podemos hacerlo.

Un candidato potencial para la evolución asistida sería el pulpo, cuya inteligencia proviene de un capítulo evolutivo completamente diferente.

Hasta ahora, solo conocemos un animal capaz de formar una civilización: nosotros, Homo sapiens. Mientras no estemos haciendo contacto directo con otra civilización extraterrestre, necesitamos pensar qué significa esto en relación con otras especies en nuestro mundo natal, así como con posibles especies exóticas en otros planetas. Nos estamos centrando aquí en el equivalente alienígena de chimpancés, delfines, elefantes y pulpos, no en otras civilizaciones altamente desarrolladas. La cuestión que trataremos es: ¿deberíamos (si tenemos los medios técnicos) tratar de elevar una especie animal para que puedan formar una civilización? ¿La evolución asistida es una alternativa razonable para nosotros, o debemos temer al “planeta de los simios”?

¿Tuvimos suerte?

Nosotros como Homo sapiens podríamos estar tranquilos y, sentirnos afortunados de haber sido capaces de crear una civilización. Heredamos manos altamente funcionales, vivimos en un entorno en el que pudimos usar tecnologías basadas en fuego, y tenemos estrechos vínculos con nuestra próxima generación, lo que permite la transferencia de conocimiento. Además, parece que vivimos en un planeta bendecido con mucha agua, pero no demasiada, una atmósfera gruesa y protectora, y nuestros amigos Júpiter y Luna que toman una gran cantidad de desechos cósmicos destinados a nosotros. Sin embargo, ¿qué pasa con otras especies menos afortunadas que quedan varadas en un punto evolutivo en el que no pueden avanzar? ¿Deberíamos darles implantes cerebrales, cambiar algunos de sus comportamientos o darles medios tecnológicos que les permitan formar una nueva civilización?

La comparación del cerebro del chimpancé, a la izquierda, y el cerebro humano, a la derecha ¿podemos superar las diferencias?

Algunas personas ahora objetarán y dirán: pero eso es jugar a ser Dios y debemos limitarnos a nuestro lugar. Yo respondería a esas personas: sí, jugaríamos a ser Dios, pero intentaremos hacerlo de forma agradable y benevolente. Estamos matando a miles de millones de animales cada año para nuestra producción de alimentos; nos aseguramos de que nazcan, con el único propósito de matarlos y comerlos. ¿Pero no es moral tratar de ayudar a un animal a ser más inteligente para cooperar con ellos?. Y esto resume mi punto de vista sobre este tema. El desarrollo de la vida no conduce necesariamente al punto de que una o varias especies formen civilizaciones, entonces ¿por qué no deberíamos, como resultado de este proceso tratar de acelerar un poco las cosas? ¿No deberíamos ayudar a los chimpancés, los delfines y el pulpo a formar su propia civilización? Por favor, reconozcan que no digo, “convirtiéndose en especies inteligentes”, porque la inteligencia es un proceso gradual y muchos animales son inteligentes en varios niveles y algunos humanos también tienen problemas con ese tema. Sin embargo, ningún animal que sepamos fue capaz de formar una civilización y por lo tanto vivir fuera de su hábitat natural, crear tecnologías, cosechar energía y transferir conocimiento de generación en generación.

Me imagino que ese proceso también podría ser beneficioso para nuestra propia especie, porque si viviéramos juntos con otra especie que sea igual en inteligencia, cultura y comprensión tecnológica, podría hacernos menos arrogantes. Tal nueva civilización también podría desarrollar un punto de vista que enriquezca nuestra comprensión, ya que fueron logrados desde una perspectiva completamente diferente. ¿Cómo sería la civilización del pulpo es acaso una de las grandes preguntas que nunca podremos responder?

Los aspectos morales

En relación con la evolución asistida, tenemos que responder varias preguntas (pero no tenemos prisa, ya que asistir otras especies podría llevar cientos o incluso miles de años). ¿Asistimos a la especie entera? Probablemente no, pero ¿qué pensarán los delfines sobre sus primos que todavía son relativamente estúpidos (en comparación con ellos)? ¿Exigirán que también sean asistidos, o serán hostiles hacia ellos (como probablemente lo fuimos hacia nuestros primos Neanderthal), serán una especie diferente ahora? Creo que deberíamos hacer que el grupo de delfines sea lo suficientemente diferente de aquellos que todavía nadan en nuestros mares, para que puedan diferenciar entre estos dos grupos.

¿Es el "Planeta de los simios" un escenario realista y un peligro para la humanidad?

Sin embargo, ¿cómo se sentirá una especie a la que asistimos hacia nosotros? ¿Nos adorarán como a sus creadores, o serán hostiles porque todavía somos otra especie y tal vez no fuimos tan amables en el pasado? No creo que el Planeta de los Simios estará sucediendo. Cuando los humanos deciden que gastan enormes recursos en otra especie, solo para ayudar a otra forma de vida, seremos lo suficientemente claros y socialmente responsables para lidiar con los años de adolescencia de la futura civilización de chimpancés.

Todo el asunto se vuelve aún más relevante si exploramos otros planetas fuera de nuestro sistema solar que pueden albergar vida, pero que son problemáticos para el desarrollo de las civilizaciones. Como por ejemplo los planetas o lunas oceánicas que albergan formas de vida inteligentes que, debido a su hábitat acuático, no fueron capaces de explorar tecnologías basadas en fuego o incluso electricidad. Ahora imagine que tales especies ya han desarrollado el habla, las estructuras sociales complejas y viven en comunidades agrícolas bajo el agua. Sin embargo, no pueden ir más allá de eso. Creo que deberíamos ayudar a esas especies a superar las limitaciones de su entorno y vivir juntas con nosotros de forma cooperativa.

Si queremos explorar el universo y buscar respuestas para los misterios de la vida, primero debemos cambiar nuestra actitud. Necesitamos convertirnos en una especie que no esté utilizando otras formas de vida para nuestro propio beneficio, sino que intentemos formar relaciones simbióticas y sistemas cerrados como vemos en todas partes en la naturaleza. Solo ese futuro tiene un futuro para nosotros.

 

Read  in english:

Uplifting- Helping other species to become a civilization

Share this content:

Leave a comment

Autor: Johannes Wiener

Centrado en el desarrollo social, Arquitectura, Arte y Naturaleza. Paisajista estudiando actualmente arquitectura. "Necesitamos desarrollar nuevas ideas para el futuro de la humanidad, que se centren en vivir en simbiosis con toda la vida y madurar como especie”